BIEN-ESTAR  16 de febrero de 2018

¡Bienvenido Perro de Tierra Yang!

El especialista en astrología China y Feng Shui, Darío Iván Rosatti, nos cuenta las características de este año nuevo Chino que acaba de comenzar.
Mal que nos pese a los occidentales, sin aspectos negativos o positivos.
No podremos darnos el gusto, como nos encanta hacer, de culpar al perro de aquello que nos toque aprender.

Por: Laura Scaiola.-

A modo de presentación: Darío Iván Rosatti es Tarotista y Astrólogo, especializado en Astrología China y Feng Shui. Formador de diversas técnicas de crecimiento interior como "Registros Akáshicos". Egresó como Perito Grafólogo en Buenos Aires (2010), Acompañante Terapéutico en UAI (2013) y Grafólogo Analista (Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe - 2017) luego de haber estudiado Lic. en Filosofía en la UNR (2004 - 2011). Desde el 2012 edita los anuarios “Horóscopo Chino” y en 2013 editó el poemario “Viento sur… Pa’ espantar tormentas”.  Investiga sobre oráculos "no tradicionales" (runas, buzios, quiromancia, entre otros), además de estar abocado de lleno al estudio y comprensión del “I CHING” del cual atiende consultas diariamente conjuntamente con el Tarot. 

 

Tal como se vió obligado a aclarar en varias respuestas de la entrevista Darío, los occidentales tenemos la cultura de la "culpa". Estamos siempre buscando responsables, queriendo cargar el peso de nuestra mochila a otro y, si no lo hacemos, victimizarnos constantemente por la cruz que nos tocó llevar.

No nos gusta contemplar las experiencias que nos tocan vivir y aprender de ellas para superarlas. Y superarnos.

Necesitamos clasificar, etiquetar, estigmatizar. Que nos predigan las cosas buenas y malas que van a ocurrir. Así sabemos a qué atenernos o, al menos, tener un chivo expiatorio a quien culpar.

Tal como lo aclara Darío en la entrevista: “Somos seres únicos e irrepetibles”. Por consiguiente, la manera de conocer la energía personal que transitaremos este año es mediante la carta natal.

 

¿El Año Nuevo Chino comienza en una hora en particular como en Occidente es a las 00:00hs. por ejemplo, o depende de algún símbolo en particular? 

Si, arranca con el cambio de Luna. O sea, cuando sea la Luna Nueva en Acuario, para referenciarnos nosotros, brutamente hablando, es cuando el Perro, en este caso - ya que va a ser su año - toma posesión de su mandato y dice: “Acá estoy”, dando el primer ladrido.  

Siempre el Año Nuevo Chino es en nuestra segunda Luna Nueva, o sea, la del signo de Acuario, la Luna que se sucede en el tránsito de esa constelación no tiene nada que ver con los signos en particular, porque es cuando ellos celebran su inicio de la primavera. La festividad, técnicamente, se llama Li Chun, o sea, no les va a pasar nada a los del signo de Acuario en particular. 

Aunque esta es una fecha móvil - que este año en particular cae el 16 de febrero - para ser más ordenados en el calendario, la Astrología Macrobiótica, arranca con el mes del Tigre el 4 de febrero, así que este año, astrológicamente es “ciego”, su Año Nuevo se da después de esta fecha. Es importante entender que desde esta Astrología estamos midiendo el tiempo con otro calendario que es completamente distinto de base desde lo cultural, por lo tanto, no es tan lineal como el que tenemos incorporado y un poco hay que hacer el ejercicio de pensar como chino, desde su concepción vital y filosófica para entender que no es superstición, sino más bien antropología, si se quiere. Entonces y teniendo en cuenta tu pregunta inicial, hay un horario puntual, que lo sabrán más los astrólogos occidentales que los chinos (ellos les dan más importancia a las Lunas Nuevas), ya que las fechas son las que se tienen en cuenta, nadie se levanta a las 03:00 am, por ejemplo, a brindar como hacemos nosotros esperando las 00:00, si se celebra y honra el símbolo – animal o energía en cuestión del año entrante, en este caso: el Perro de Tierra. 

 

¿Por qué es Perro de Tierra el 2018? 

El Calendario Chino de los 10.000 años, en donde se basa este sistema filosófico – astral decodificó las energías del universo visible en 5: Madera, Fuego, Tierra, Metal Agua. A su vez, las dividió en 2: yin y yang. Pero con la Tierra volvió a dividirla, dejando así todos los tipos de Tierra “encontrables” y que se combinan con los demás elementos, haciendo así un total de 12 energías universales, o sea, los 12 animales del Horóscopo Chino. Complejo, pero simple cuando logramos dimensionarlo.  

Luego identificamos a la Rata con el Agua yang, al Tigre con la Madera Yang y así, haciendo que nos acordemos más fácilmente de todo y no al revés como se cree. Estas energías terrestres, se unen con el destino del cielo, marcado con la Luna y Júpiter, con otras 5 energías, pero de arriba y la rueda asciende a 12 por 5, dando un total de 60 energías.  

O sea, en Astrología China no hay 12 signos, sino 60.  

El Perro de Tierra es una de estas 60 energías que existen que por orden de generación toca coincidir con este 2018, según vemos en el Calendario Chino de los 10.000 años. Esto explicado de manera simple, aunque algo técnica de porqué nos toca vivir esta particularidad energética. 

 

¿Qué número de año nuevo Chino comienza? 

Para el Calendario Chino de los 10.000 años arrancamos el año 4716, que corresponde en su mayoría de días al año 2018 de nuestro calendario gregoriano occidental.  

Acá me gusta aclarar siempre lo mismo: el año del Perro, en este caso, no arranco el 1 de enero, ni mucho menos va a terminar el 31 de diciembre, se estipula que va a ser “el año” porque de 365 días, en su gran mayoría, creo que 320 y pico están coincidiendo. Un poco lo que explicaba antes. Esto es así siempre. El Calendario Chino de los 10.000 años se basa exclusivamente en los movimientos lunares, no solares, por lo pronto es un calendario avícola, que responde a los movimientos de la Luna y las cosechas, no a lo comercial y solar, como es el gregoriano, que bastante fallado está.  

A esto le sumamos a Júpiter que, dentro de su movimiento por las casas de las 9 Estrellas, nos da un panorama energético más amplio y enriquecedor a nivel predictivo y previsor. Esto es lo que hace que este año 4716 sea uno muy distinto al 4715 que se fue que correspondió a otra Estrella dentro de las 9 y por supuesto a otro animal, el Gallo de Fuego, correspondiendo a nuestro año gregoriano 2017, el año que pasó.  

Al estar en armonía con los ciclos lunares, por ejemplo, hace que el sistema numerológico chino (KI 9 Estrellas) sea más exacto que la numerología occidental o pitagórica, ya que no se basa en un calendario fallado como el occidental y se hermana, en China, con ciencias como el Feng Shui o la Medicina Tradicional China o lo que llamamos Astrología, dicho sea de paso, que no es tal, sino que técnicamente es una geomancia, o sea, geo (tierra) y mancia (adivinación), en pocas palabras, adivinar por los movimientos y ciclos de la tierra. 

 

Con el nuevo año comienza el período del Perro ¿Qué tiene de positivo transitar el año del Perro y qué puede tener de negativo? 

Para arrancar y de base, para un chino no hay ni positivos ni negativos. El dilema bien – mal es occidental y, básicamente, cristiano. No tenemos ni un dios ni un demonio que nos persiga por nuestras acciones, para los chinos. Tenemos circunstancias que suceden y que están en sincronía con nuestra evolución como persona en el tiempo que seamos cuando estamos acá en la tierra. Qué pasó antes, que pasará después, un chino se ocupa cuando esté pasando. Por lo tanto, ningún animal – energía trae ni nada bueno, ni nada malo, trae circunstancias que cada uno sabrá qué hacer con ellas para su éxito.  

Nos trae los ingredientes, si hacemos una torta o la quemamos, o mezclamos mal y sale cualquier cosa, eso ya es un problema nuestro, no del año – animal como todos les echamos la culpa cuando no nos va como queremos, dicho sea de paso: siempre. 

Hecha esta aclaración el Perro trae cosas interesantes que cada uno, más allá del animal tiene que reflexionar. No todos los Gallos son iguales, ni todos los Tigres son iguales. Se ignora que cada uno tiene una Carta Natal personal y es ahí donde influye la energía del Perro, no es si va a ir bien o mal. Pero una palabra que trae perfecto este Perro de Tierra es la de la Justicia. Reclama ajuste y, más que nada, en el reino animal. Por eso los animales se van a revelar. Los maltratadores la van a pagar y todo aquel que no tenga "buena onda" con los animales domésticos deberá de trabajar eso para que este año sea un éxito. Es un Perro al que no le molesta ver sangre correr si tocan al reino animal y las noticias de maltratadores, cazadores y no simpatizantes muertos que van a ver, será de moneda corriente.  

Adoptar es la solución y si son animales viejos, mejor. La energía del Perro va a ver esto como un guiño de amor y amuleto. 

Por otro lado, la Justicia como tal se va a mover más que otros años, acortando plazos, sacando adelante casos encajonados y dando ejemplos de lo que se debe hacer y lo que no. 

También es un año que va a pasar muy rápido. Este Perro corre. Va a ser corto, pero certero y no le va a importar nada. ¿Positivo? ¿Negativo? Y, el consejo en lo individual, más allá de los signos, es ver como se está de “papeles”. 

 

¿La Argentina se verá beneficiada en el año del Perro? 

¡Ay! ¡Qué tema! Argentina por su fecha de fundación, o sea, Día de Independencia es Rata de Fuego.  

Este año en particular, la Rata tiene en su casa KI dos energías no muy simpáticas, una es la del 5 Amarillo, que puntualmente trae enfermedades y bancarrota, dada la energía y la tendencia, las cuestiones económicas y de inflación, pérdida y, sobre todo, suba del dólar - que mientras respondo esto es “tema del día” - no va a parar. 

Sinceramente no me inclino con las enfermedades, más allá de que no las menosprecio, pero, dada la intensidad, el Perro - no por Perro sino por sorteo energético - trae esto y a partir del 4 de febrero esto se pudo constatar con el dólar a 20 pesos.  

Esto se puede contrarrestar dejando las cosas como están, algo que no va a pasar.  

Pero en esa misma casa se ubican los Tres Asesinos o las Tres Muertes. Esto trae una zona de conflicto y agresiones.  

En pocas palabras, por este panorama la Argentina no sale beneficiada.  

Sin embargo, y no es un dato menor, la energía que representa al pueblo en la Carta Ba Zi de la Argentina es la del Caballo y esa energía, junto con la del Tigre son las más beneficiadas, por lo pronto, puede que no le vaya bien a la Argentina, pero el pueblo, el único al que le tengo fe, es el que va a salir adelante.  

Revelarse, como el Caballo es la solución y en Argentina en particular, siempre lo fue. 

 

 

Predicciones 2018 basadas en el I CHING para los 12 animales… 

 

Rata. 1912 – 1924 – 1936 – 1948 – 1960 – 1972 – 1984 – 1996 – 2008. 

El hexagrama 18 le pide que sane para crecer interiormente. Tiene que mirar su pasado y redimir las cosas que ha hecho y la han llevado a la ruina personal o lo que considere ruina personal. No tiene que tener miedo a crecer, solo así lograra la plenitud y sentirse bien, que es lo que tanto busca. 

 

Búfalo. 1913 – 1925 – 1937 – 1949 – 1961 – 1973 – 1985 – 1997 – 2009. 

El agotamiento en el I CHING dice que se tiene que tomar un momento de relax y no sobre exigirse tanto, tiene que dedicarse más tiempo a sí mismo y conquistar lo que quiere no lo que la sociedad dice que tiene que conquistar. 

 

Tigre. 1914 – 1926 – 1938 – 1950 – 1962 – 1974 – 1986 – 1998 – 2010. 

El hexagrama 51 es sin duda un signo que abre paso a todo lo que se le cruza, sin dudas será un gran año para el Tigre, donde podrá conseguir muchas cosas pendientes, la ayuda del Perro será fundamental, también, para que muchos Tigres con la capa caída vuelvan a ser los reyes del zodiaco. 

 

Conejo. 1915 – 1927 – 1939 – 1951 – 1963 – 1975 – 1987 – 1999 – 2011. 

El Conejo que comparte hexagrama con el Tigre le dice en cambio, que use ese estremecimiento no para abrirse camino, sino para romper sus propios conceptos y avanzar hacia su interior consiguiendo sus triunfos sin muchas vueltas. 

 

Dragón. 1916 – 1928 – 1940 – 1952 – 1964 – 1976 – 1988 – 2000 – 2012. 

El I CHING le pide orden, disciplina y por sobre todo constancia. Si gasta de más, que anote todo lo que gasta. Si le dedica mucho tiempo a Netflix, que después no se queje que no hay tiempo para estudiar o trabajar. La administración tiene que ser central para salir ileso de su “Opuesto Complementario”. 

 

Serpiente. 1917 – 1929 – 1941 – 1953 – 1965 – 1977 – 1989 – 2001 – 2013. 

Lo Receptivo le dice a la Serpiente que tiene que estar más abierta y dispuesta a las nuevas cosas que se le presenten, ya sea nuevas personas, como ideas, cosas que le proponen nuevos caminos, siempre de crecimiento interior, que debe de aprovechar al máximo. 

 

Caballo. 1918 – 1930 – 1942 – 1954 – 1966 – 1978 – 1990 – 2002 – 2014. 

Sin dudas va a ser un año más que exitoso, pero debe de no creérsela, pues, es un año que si bien le va a ir bien, pero si cae en el ego e idolatría, puede pecar de vanidad y eso es algo que los años seguideros va a pagar sin mediar queja. Debe ser cuidadoso. 

 

Cabra. 1919 – 1931 – 1943 – 1955 – 1967 – 1979 – 1991 – 2003 – 2015. 

El Pozo de Agua le dice que tiene que buscar, durante el año del Perro, en su interior para buscar las respuestas que siempre busco. Es muy bueno para estar relajados, siempre atentos, a saber siempre que lo mejor está por venir. 

 

Mono. 1920 – 1932 – 1944 – 1956 – 1968 – 1980 – 1992 – 2004 – 2016. 

La Armonía le dice al Mono que va a tener un año de lo más pacífico. Después de las idas y vueltas, va a tener un merecido descanso que hará que pueda por fin soltar las presiones y hacer que las cosas funcionen, por sobre todo, por la ley del fluir. 

 

Gallo. 1921 – 1933 – 1945 – 1957 – 1969 – 1981 – 1993 – 2005 – 2017. 

El Gallo se va a poder lucir con todas las de ganar, su propio año no lo dejo bien parado, pero bastante bien y siempre con ganas de seguir. A presumir y enseñar el camino de lo que hay que venir con orgullo. 

 

Perro. 1922 – 1934 – 1946 – 1958 – 1970 – 1982 – 1994 – 2006 – 2018. 

Hay que tener cuidado en su propio año, así que si se va lento pero seguro, no es que va a tener el gran año, pero lo que saque en limpio de este año, va a ser una joya que lo va a acompañar toda la vida. 

 

Chancho. 1923 – 1935 – 1947 – 1959 – 1971 – 1983 – 1995 – 2007. 

El hexagrama 33 le pide al Chancho que se mande a guardar, los conflictos no son lo suyo y este año, dentro de toda la incitación, lo mejor será que se meta adentro, que vea lo que pasa y que vaya preparándose para su propio año que es el 2019 que se viene con todo. 

 

Para más información de predicciones para todo el año, signo por signo, los invito a leer mi libro “Horóscopo chino 2018”.

 

¡Feliz año del Perro de Tierra yang! 

 

 

Contacto: 

Blog: tiegredefuego.blogspot.com 

Face: www.facebook.com/astrodario 

Mail: dirosatti@gmail.com 

Rosario - Sta. Fe. 

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios